Red APPLab

Red APPLab

Antecedentes

El desarrollo que la investigación, protección, valorización y activación del Patrimonio Industrial ha adquirido en las últimas décadas en América, en sus distintas áreas culturales y socioeconómicas, está en consonancia con lo acontecido en otros ámbitos internacionales, tanto de carácter estatal como de organizaciones transnacionales de protección del patrimonio como UNESCO o ICOMOS.

En paralelo a este incremento del interés por los testimonios materiales e inmateriales de la Cultura del Trabajo, se han ido produciendo importantes cambios conceptuales en la propia definición de los bienes patrimoniales, como son los de la incorporación de los bienes del Movimiento Moderno, los del patrimonio industrial o los del patrimonio inmaterial. Este proceso puede sintetizarse en relación con unas nuevas dimensiones de los bienes culturales marcadas por: la mayor representatividad de las temáticas, la territorialización de los testimonios materiales, la superación de la objetualización de los bienes y la ampliación de las cronologías de referencia. Ello se ve constatado por las nuevas fórmulas de protección y de gestión basadas en la interrelación e interacción de los bienes protegidos, mediante los diseños de itinerarios culturales y la caracterización de los paisajes culturales.

El siglo XXI nos enfrenta a nuevos retos respecto de la investigación, la protección y la conservación del patrimonio. Los lazos, cada vez más fuertes, entre patrimonio natural y patrimonio cultural, entre patrimonio inmueble e inmueble, entre patrimonio material e inmaterial, entre objeto y contexto, entre gestión técnica especializada y participación ciudadana, entre lo urbano y lo rural, entre local y global, entre singular y genérico, entre lo concentrado y lo disperso, nos llevan a una nueva frontera patrimonial.

A esta nueva frontera se aproximan, de una manera desordenada, todas las circunstancias anteriormente señaladas. Por lo que es necesario establecer una nueva topología patrimonial que supere los estrechos marcos metodológicos y conceptuales anteriores. Este nuevo territorio patrimonial, mezcla y macla de lo anterior y lo presente, lo definimos con el término conceptual de “cliodiversidad”.

La cliodiversidad aspira, en una primera fase, a recoger estas intuiciones que todavía aletean sin rumbo cierto como “conceptual heritage butterflies” en el confuso y agitado panorama de la sociedad globalizada. Y nos sitúan ante la necesidad de diseñar un enfoque integrador de las diversas corrientes del pensamiento y de las demandas sociales, que no sólo desde el ámbito del patrimonio cultural, sino desde otros campos del conocimiento crítico y de la acción sostenible, se están generando en nuestros mundos, en nuestro único mundo.

El patrimonio industrial, como resultado emergente de esta situación descrita, nos ofrece la posibilidad de pensar el patrimonio (heritage and heridity) con unas nuevas herramientas: de carácter conceptual, de ensayo metodológico, de práctica instrumental y de gestión activa. Con la intención de generar un Laboratorio Activo capaz de convertirse en un escenario de acción transdiscipinar que encuentre su profunda razón de ser en los Paisajes Históricos de la Producción, dadas las complejas variables que afectan a estos espacios, entre las que destacamos:

_los conflictos entre los distintos modelos sociales, las máquinas y la naturaleza;

_la dinamicidad como resultado de los constantes cambios que en ellos se operan;

_la variabilidad de escala;

_la ruptura de los límites administrativos convencionales;

_la cliodiversidad que en ellos existe;

_la ausencia de indicadores de caracterización consensuados;

_las dificultades para su patrimonialización.

Variables que conforman un territorio dialéctico, acerca del Antes, el Ahora y el Después, de lo que convencionalmente entendemos como valores patrimoniales, y que, en estos espacios, ponen de manifiesto las contradicciones existentes entre los usuarios, los propietarios, los gestores, las empresas, las instituciones, los visitantes, las organizaciones conservacionistas, los académicos y los técnicos, en los ámbitos local, regional, nacional e internacional, y, todo ello, desde la propia esencia de los bienes culturales:

_desde su autenticidad.

_desde su integridad.

_desde su documentalidad.

Propósito

El laboratorio americano de los paisajes históricos de la producción surge como plataforma colaborativa de mediación entre investigadores, estudiantes, ciudadanos y agentes públicos que investigan, habitan, gestionan o intervienen en territorios industriales históricos activos o en obsolescencia en América y la Península Ibérica.

Esta iniciativa se fundamenta en la relación cultural, social y económica que, históricamente, ha existido entre Andalucía e Ibero-América y que constituye uno de los rasgos distintivos de nuestro común pasado histórico, hechos que se manifiestan en múltiples aspectos. Uno de los más tangibles, evidentes y destacados es el paisaje cultural, como testimonio de la memoria colectiva que permanece viva en sus aspectos materiales e inmateriales.

El Laboratorio Americano de los Paisajes Históricos de la Producción (APPLab) es un marco adecuado para establecer el estado de la cuestión y las posibles líneas de trabajo compartido en una red peninsular y americana de investigadores, gestores y agentes institucionales en torno a las manifestaciones materiales e inmateriales de los paisajes de la producción.

Objetivos

1_Establecer un laboratorio permanente de investigación y experimentación donde propiciar sinergias disciplinares, metodológicas e instrumentales en torno a los paisajes históricos de la producción y que desempeñe funciones de carácter consultivo ante instituciones, agrupaciones profesionales y entidades vinculadas.

2_Generar un observatorio de estudios de caso americanos y peninsulares sobre paisajes históricos de la producción donde favorecer el intercambio de sistemas, métodos y herramientas de trabajo que confluyan en un proceso colaborativo de experimentación sobre paisaje y patrimonio industrial.

3_Detectar redes y propiciarlas. Establecer la estructura organizativa para la creación de un canal y punto de intercambio para investigadores dedicados al estudio y gestión de los paisajes de la producción americanos y peninsulares. Estudiar las bases para una red de investigación global denominada “Red de Investigadores en Paisajes Históricos de la Producción Americanos”

4_Diseñar una plataforma colaborativa web, donde se ofrezca una amplia información sistematizada y georreferenciada sobre estos contextos: territorio, turismo, desarrollo local, economía sostenible, protección y gestión patrimonial, implicaciones sociales y medio ambientales, líneas de investigación, metodologías experimentales, proyectos de paisaje, buenas prácticas, instrumentos de gestión, etc.

5_Diseñar instrumentos de reconocimiento de buenas prácticas internacionales a través del desarrollo y fomento del intercambio entre jóvenes investigadores, concursos internacionales, bienales y reuniones de carácter científico.

6_Transferencia

Actuaciones que le anteceden

1_Colaboración y cooperación en proyectos de investigación

2_Cooperación en materia de investigación. Dirección y tutoración compartida de tesis doctorales y TFM.

3_Organización de seminarios

4_Intercambio de profesores-investigadores y estudiantes en el marco de los convenios suscritos entre universidades y proyectos de investigación.

5_Diseño de un plan de formación de posgrado: Master en Gestión del Patrimonio Industrial. MAPIND. Universidad de Sevilla